Adaptarse al Cambio. Evolución empresarial por José Manuel Valdés

José Manuel Valdés es uno de los candidatos a miembros de la junta que menos conocía antes de embarcarme en esta aventura.

Contactamos primero gracias a las Redes Sociales, después coincidimos en varios eventos. Compartimos charlas, me impresionó su historia, sus ganas de aportar, como él ya había colaborado con el Colegio en la evolución del programa Ghestia y su frustración viendo que cosas sumamente simples no se llevaban a cabo. Su visión de que con pocos cambios muy simples era posible avances muy significativos.

Todo ello, sin duda no es por casualidad, es por esa maravillosa suma entre experiencia, conocimiento, y sobretodo actitud, él mismo os cuenta como saltó del mundo del VHS al mundo Inmobiliario.

JOSÉ MANUEL VALDÉS.

Siempre me he sentido emprendedor, desde que tengo uso de razón, y sobre todo inmobiliario, cuando trabajaba en el Registro Mercantil y ayudaba en transacciones inmobiliarias a conocidos, cuando analizaba la situación del mercado sin tener apenas herramientas para ello, cuando estaba configurando mi red de contactos sin saber que era una estrategia de marketing.

Pertenezco a la generación X, hemos vivido grandes momentos de cambios y evolución en todos los sentidos, y yo no podía ser menos, necesitaba formar parte de ello; me encanta poder adaptarme a las necesidades del mercado o ver las oportunidades del mismo, me considero polifacético, creativo y muy inquieto, porque no admitirlo.

Empecé a formarme para dedicar mi futuro al sector inmobiliario pero surgió una oportunidad de negocio en el área de los videoclubs y me uní a ello.

En poco tiempo creamos la segunda cadena nacional de Videoclubs de la península, con mucho trabajo y esfuerzo, y nos creíamos los reyes del mundo.

Se vivió la digitalización del sector del VHS al DVD, quedando en el camino otros sistemas como Beta, Blu-ray … Recuerdo que cuando se negociaba con productoras para adquirir películas para más de 100 videoclubs, por nuestro volumen nacional, y nos comentaban los directivos: “ ¿Saben que en EEUU ha empezado a funcionar una empresa llamada NEXTFLIX y están digitalizando películas para emitirlas por internet?”, y nosotros orgullosos y sonrientes respondíamos que nuestro negocio era especial, que teníamos un valor añadido incomparable porque ofrecíamos productos adicionales en tiendas como palomitas, golosinas y objetos de regalos, que dábamos servicio los 365 días al año, y que el cliente necesitaba la experiencia y profesionalidad de nuestro personal, que eso era irremplazable….

¿No tenéis una sensación de “Deja Vù”?

Como todos sabemos este sector sufrió un giro espectacular y terminó desapareciendo casi por completo, actualmente solo unos pocos sobreviven  de ello.

En EEUU dicen que solo triunfa el que ha fracasado y aprende de ello, y yo nací con esa conciencia, sin miedo al trabajo duro y a adaptarme a las circunstancias de la vida que no podemos controlar pero lo que SI podemos decidir es que hacer con las cartas que nos tocan en cada partida.

Ese fue el momento de empezar mi propia agencia inmobiliaria, podía poner en práctica mi pasión y aplicar aquello por lo que me había ido formando. Empecé solo y en poco tiempo tenía un equipo de 5 personas que llevábamos un buen ritmo de trabajo y el sector inmobiliario acompañaba.

Y llegó la crisis…que os voy a contar, todo se vino abajo y de nuevo tocaba levantarse, reinventarse, mirar al futuro con optimismo y crear, adaptarse a las nuevas circunstancias, y así lo hice, ¡una vez más y todas las que haga falta!

Continué mi formación para administrar comunidades junto con la administración de alquileres, gestión de patrimonios de algunos clientes y cerrando todavía algunas operaciones de  venta; esta visión y estrategia nos ayudó a mantener una estructura garantizando la continuidad.

Al poco tiempo conocí a mi actual pareja, ella tenía empresa de asesoría fiscal, contable, laboral y asesoría de empresas; nos convertimos en socios.

En los últimos años hemos crecido, incluso en tiempos de crisis. Lo aprendido en los tiempos duros y de los fracasos nos ha permitido crear un grupo sólido, seguimos basándonos en la experiencia, el trabajo duro y en la pasión por lo que hacemos, y seguimos cada día soñando con nuevos proyectos, intentando visualizar nuevos horizontes, implicándonos en instituciones que nos motivan, adaptarnos a lo que está por llegar y a lo que ya está aquí para quedarse, con humildad, con respecto, porque siempre hay una oportunidad esperando y una ilusión por cumplir.

Por eso formamos parte de la candidatura de Francesc Quintana, porque conocemos el pasado, respetamos el presente y creamos el futuro.

¿Te animas a acompañarnos?

Comparte!

Comentarios Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *